miércoles, 21 de septiembre de 2011

Exclusión

Al principio,
hubo que aprender a separar
tu piel de la mía.

Tus ojos, lo suficientemente cansados para cerrarse
supieron dar un último paso
y entregarse
a la lucha
a la vida
al amor.

Luego
tuvimos que aprender a separar tus problemas
de los míos.

Nuestras diferencias comenzaron a notarse
y me vi
en la arena,
en la tormenta,
en la línea de fuego,
luchando conmigo
y contigo y con todos
para salvaguardar tu sonrisa.

Ahora,
tenemos que aprender a alejar tu vida
de la mía.

A veces,
el amor no es suficiente.

20 de Septiembre del 2011

1 comentario:

  1. Me encanta...
    Me gustan demasiado muchos de los tus textos!

    ResponderEliminar